collage

Trabajando la plástica con niños pequeños, quedé prendada de la pureza, frescura y endiablada belleza del arte infantil. Sus técnicas y procedimientos eran nuevos y estimulantes para mí, polvos pica-pica para mi entumecida rutina de pintora.

Lo que más me satisface es trabajar sin idea previa, por intuición o capricho. Cual chamarilera, acostumbro guardar cualquier cosita, imagen o papelito interesantes. Pensé: ¿Puedo hacer algo con todo esto?… Podría jugar a esquivar mi tirano sentido de la estética, mis miedos y mi propio ego para dejar aflorar algo primigenio. Una bocanada de aire fresco, una travesura.

También me encanta recortar formas geométricas simples, sobre todo círculos. Formar racimos, mosaicos y laberintos donde pueda jugar a perderse la niña que ya no soy.

A menudo trabajo sobre fondos pintados por niños con ceras o a la acuarela. Entonces, los colores llaman a las formas y a las pequeñas imágenes de mi cajón de.sastre. Un envoltorio de bombón, un trocito de encaje o una mancha accidental de café pueden representar cosas. Dejo al azar las combinaciones más insólitas, escogiendo las más bellas. Sobre la marcha, el pequeño patchwork irá expresando una idea, una sensación. Es un poema plástico que exalta lo pequeño, lo ingenuo y lo asequible.

Me tienta pintar como una niña con el valor añadido de mi experiencia, pero mi único desafío es un lenguaje nuevo para mí. Aquí y Ahora.

Luisa Fuster

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

carta de amor

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Samir

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 pensamientos en “collage

  1. ME ALEGRO DE DESCUBRIR TU OBRA, CREO QUE SON UNAS PROPUESTAS CIERTAMENTE MAS LIBRES QUE CUANDO NOS PONEMOS DE ARTISTAS SERIOS Y ADULTOS, COINCIDO EN TU PARECER QUE LA ESPONTANEIDAD DE LOS TRABAJOS PLASTICO INFANTILES NO TIENEN COMPARACIÓN CON NUESTRO EMPEÑO EN SER BUENOS PINTORES. PERSEGUIMOS COMO LOCOS EL JUSTO EQUILIBRIO ENTRE NUESTRA MADUREZ ARTISTICA Y LA EXPRESIÓN INFANTIL, SU LIBERTAD SIN PREJUICIOS ESTETICOS NI CULTURALES,
    FELICIDADES POR TU OBRA Y ENCANTADO POR TUS REFLEXIONES QUE COMPARTO CONTIGO

    MARTIN

    • Gracias por tu mensaje, Martín. Acabo de leerlo, se había traspapelado.
      Sí, compartimos la fascinación por el arte infantil. Yo adoro en especial el periodo entre los 2’5 y los 5 años, ya que es a partir de entonces cuando suele empezar una etapa más narrativa y simbólica que aunque también es genial, prefiero el trazo instintivo y experimental de los primeros años. No hay arte que me conmueva más pero no le veo sentido a tratar de reproducirlo, me conformo con presenciarlo.
      No busco, pues, ese equilibrio del que hablas, entre ese lenguaje fascinante y el de mujer adulta con todo mi bagaje y mis prejuicios. De hecho, lo mío no es buscar, si acaso responder a mis impulsos en cada etapa de mi vida, escucharme y actuar en consecuencia sin un objetivo concreto, dejándome llevar. Solo así tiene sentido. Si yo capto fuerza y verdad en una obra de arte, en la naturaleza, en una persona….., me conmuevo. Entonces, cualquier consideración estética suele ser anecdótica.
      Pero dicen que quien no busca no encuentra. ¿Es posible que estar receptivo y reactivo sea otro modo de buscar?, el de los perezosos, jeje.
      Soy un poco vaga pero tal vez no haga falta ir al encuentro de las cosas ya que estamos saturados de estímulos. Tal vez el mayor reto de un artista (de cualquiera) sea liberarse de tanta presión, contaminación e interferencia sensoriales… para preservar la verdadera esencia de las cosas, del arte, de las emociones, etc. Captar y respetar su pureza, su fuerza, su… Verdad, aunque el resultado no resulte grato en términos de belleza.
      Puede que la peli La pianista, de M. Haneke, no resulte grata de ver pero tiene fuerza, es valiente, me remueve, me conmueve.

      Un saludo muy cordial
      Luisa

    • Hola Luis!
      Muchas gracias por tus comentarios.

      Comparto la opinión de que el collage es una técnica difícil. Y sin ánimo de categorizar, diré que (para mí) es la técnica más difícil de todas, ya que no sólo requiere un par de manos, un tubo de pegamento y unas tijeras… Además, mucho oficio, madurez y sensibilidad.
      Mis collages son muy jóvenes y tienen mucho que madurar aún. He necesitado dos décadas y pico para empezar a estar preparada para hacer collages… Pues si miro mis antiguos collages, veo que carecen de alma y que son torpes compositivamente.
      En mi opinión, el secreto de una buena obra, en cualquier técnica, está en la composición. Si ésta funciona, lo demás (el tema, el claroscuro, el color, las calidades…) es anecdótico. El caso es que la composición es un mundo en sí misma, algo que te puede llevar toda una vida.

      Un abrazo!
      L

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s